A veces uno le apetece lanzarse al mundo de películas de terror desconocidas con la intención de descubrir un título que nadie, o casi nadie, conoce. Apenas había alguna crítica en internet o valoraciones acerca de esta película, cuando decidí verla y…

We Go On o el día en que uno se aburre demasiado en casa y le da por buscar fantasmas

No voy a engañar nadie diciendo que es una película de obligado visionado, ese comodín es muy pronto para utilizarlo, desde luego que no es una gran película, ni tampoco una buena película pero considero que sí cumple con los patrones del entretenimiento.

No sé vosotros, pero como amante del cine de terror que una película me ofrezca lo que sé que me voy a encontrar me suele entretener. Me suelo cansar de trailers que levantan excesivas expectativas que luego acaban en desilusiones y en frustraciones al pensar lo que podría haber sido y no fue. Si hay algo que sabes al ver los primeros minutos de la película es lo que te vas a encontrar.

Miles Grissom es un muchacho que vive obsesionado con la muerte tras el fallecimiento de su padre. El chico con un cierto aire a Matt Dillon -o eso me parece a mi- decide poner un anuncio con una suculenta recompensa para aquél que le demuestre la existencia del más allá.  Como es de suponer recibe mil y una propuesta con todo tipo de grabaciones, pero son 3 de ellas las que le llaman particularmente la atención.

Como he dicho antes es una película correcta, con sus momentos de tensión y algún que otro susto. No será aquella película que recomiendas a los amigos pero si eres un fanático del cine de terror como yo, no maldecirás por el tiempo empleado.

Aquí os dejo el trailer de We Go On